domingo, 27 de febrero de 2011

Sobre el máster, la globalización y algunas reflexiones


El otro día compartí este enlace en mi twitter: http://bit.ly/hJ5FEC . A grandes rasgos, el artículo habla de un proyecto que, para 2013, pretende llevar la conexión a internet a 3 mil millones de personas. Esto supondrá, de golpe, un paso enorme hacia una ya más que evidente y palpable globalización. Parece que, como dice el periodista Ignacio Ramonet (reconocida figura antiglobalización), más que en una época de cambios acelerados, vivimos un cambio de época de profunda dimensión. De alguna manera, internet está convirtiendo a todo el planeta en una enorme red social (para muestra tenemos el google earth) y tengo la impresión de que las redes sociales, digamos “formales”, son simplemente un canal de concreción para lo que compartimos. Por eso me parece tan interesante que nuestro (digo ya nuestro) máster lleve unidos los conceptos e-learning y redes sociales, hoy en día sería impensable entender lo uno sin lo otro y además, avanzan a un ritmo frenético.
Si en mi anterior entrada al blog hablaba de vértigo, también entiendo que la dinámica que estamos llevando en sólo unos días está siendo muy entusiasta, parece que la caída no sería tan aparatosa después de todo. Aunque tenía nula experiencia en LinkenIn o Twitter, entrar a la vez que un grupo de personas que están explorando lo mismo que tú y sobre todo compartiendo me ha gustado mucho, al fin y al cabo eso también es aprendizaje. Este último punto es una reflexión acerca de superar las barreras personales para sacarle partido a este medio, nosotros que ya tenemos al alcance de la mano los medios.
Las otras barreras, la millones de veces comentada brecha digital irá disminuyendo, parece que rápidamente si llegan a buen puerto iniciativas como la que enlazaba al principio de la entrada. Será por negocio, sí, pero los resultados pueden ser imprevisibles o ¿acaso podría haberse entendido una revolución como la que estamos viendo en los países árabes sin el poder de comunicación de internet?
La red está llegando a los sitios más inhóspitos, he tenido ocasión de comprobarlo por mí mismo. En el ya remoto año 2005 llegamos un grupo de cooperantes a Huarmaca, un pueblo rural de la sierra peruana. Éramos un equipo multidisciplinar que íbamos a trabajar en la Aldea Infantil Señor de la Exaltación, con los chavales y también en proyección a la comunidad. Conocer Huarmaca fue como retroceder un siglo en el tiempo, la mayoría de la población llevaba un estilo de vida puramente rural y la luz eléctrica funcionaba a través de un generador diesel que proporcionaba un abastecimiento cuanto menos inestable. Sin embargo, en el local del ayuntamiento funcionaban 10 ordenadores con internet satelital para uso local y escolar. La velocidad de conexión era infame y enviar un e-mail costaba una eternidad, pero estaban conectados que era lo importante. Un año más tarde, ya enrolado en otros proyectos que me tuvieron un par de años en el país, volví a Huarmaca de visita y por aquel entonces ya se había conseguido cobertura de telefonía móvil en el pueblo y habían abierto un sencillo cibercafé privado unas calles más abajo. Superar la brecha digital estará lleno de pequeñas anécdotas que le dan vidilla a esto. Ahí va la mía.


La foto que subo la tomé en aquella época en Puno, es otra región del país, pero me parece ilustrativa del contraste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada